Para una comunidad mejor

Quienes vivimos en San Alfonso y sus alrededores tenemos el privilegio de ser habitantes de un hermoso espacio geográfico, admirado por los visitantes externos. Pero, ¿somos una comunidad de personas que haya desarrollado su plena capacidad de grupo para complementar la belleza física del entorno natural con un modo de vida entre nosotros que nos garantice el máximo bienestar? Parece ser que en este aspecto tenemos mucho que mejorar. Las divisiones internas de nuestra comunidad, la escasa participación en sus organizaciones sociales, los prejuicios con que valoramos a personas que ni siquiera conocemos, la escasa preocupación u ocupación en la solución de problemas que nos son comunes y otros aspectos que violentan la sana convivencia comunitaria, son algunas de las evidencias de esta situación.
Por este motivo me parece interesante la oportunidad que nos proporciona la página Web creada por el Agua Potable Rural de San Alfonso para hacer aportes, desde nuestras propias capacidades y conocimientos, que contribuyan a mejorar nuestra vida en comunidad. Durante muchos años en mi desempeño profesional trabajé al servicio de las Naciones Unidas, apoyando a comunidades de casi todos los países de América Latina a fin de mejorar sus condiciones de vida y desarrollo. Hoy, desde mi retiro, estoy en condiciones de hacer algunos aportes a mi propia comunidad. Bajo el título de “Píldoras para una comunidad mejor”, periódicamente y mientras ello se considere de interés, entregaré ideas y consejos para contribuir a este mismo propósito.
Por ejemplo, me referiré a temas tales como: qué es y cómo lograr una comunidad eficiente; las condiciones de un liderazgo orientado hacia el logro de propósitos; la comunicación interpersonal en la vida comunitaria; técnicas para la animación de un grupo; cómo deshacer los bloqueos que interfieren la vida en comunidad; y otros. Es obvio que estos temas no podrán ser tratados en profundidad, dado el pequeño espacio disponible para ello. Por eso les llamo “píldoras”, pues constituyen formas muy condensadas de referirme a estos temas. Trataré de usar un lenguaje claro y sencillo.
Para terminar esta pequeña introducción, quiero recurrir a un antiguo proverbio chino que interpreta la esencia de los propósitos de este modesto aporte a la comunidad de San Alfonso que hoy inicio. Este proverbio dice: “Cuando tú naciste, mientras todos sonreían, tú llorabas. Vive tu vida de tal forma que, en el instante de tu muerte, mientras todos lloren, tu sonrías”
Hasta pronto.
Mario Espinoza Vergara

MENU